25 de julio de 2011

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?


Por Bertha García Vasconcelos
http://www.psicologiaycoaching.com/

La ansiedad se define como un estado de preocupación y temor excesivos. La persona que la padece anticipa resultados negativos aun cuando éstos tengan pocas probabilidades de suceder. La intensidad, duración o frecuencia de la preocupación no corresponden con la posibilidad o efecto real del evento que tanto se teme. El que la sufre simplemente no puede controlar sus pensamientos ni los síntomas físicos que la acompañan. También se muestra impaciente, irritable, demandante, con poca tolerancia a la frustración, se desespera si no obiene lo que desea y como lo desea de inmediato, por lo que puede ser demostrar hostilidad con aquellos que considera lo frustran.    

Factores que Predisponen a las Personas a Sufrir una Trastorno de Ansiedad

Existen factores de riesgo para sufrir de ansiedad, como padecer algún trastorno médico, ya sea endocrino, neurológico o cardiopulmonar. El mal funcionamiento de la tiroides, la menopausia, cambios hormonales, sufrir de epilepsia, arritmias o fibrosis pulmonar puede predisponer a una persona a desarrollar un trastorno de ansiedad. La preocupación que entraña el desenvolvimiento de una enfermedad, así como los efectos secundarios de los medicamentos y/o consecuencia del tratamiento pueden generar ansiedad en la persona que la padece. El ser humano tiene un mecanismo para lidiar con los eventos estresantes que nos preparan para huir o defenderse, sin embargo, cuando éstos se acumulan unos tras otros, tienen un efecto abrumador y podría ser que se desarrolle un trastorno de ansiedad. La Clínica Mayo también establece que ciertos tipos de personalidad y la herencia hacen más propensas a las personas a la ansiedad, tanto como lo es estar en una relación infeliz o un trabajo que las haga sentir inseguras.

La ansiedad se asocia con la dificultad para manejar el enojo (tanto por ser agresivo como por reprimir la ira), socializar, sentimientos de frustración, haber tenido pérdida de uno o ambos padres en edad temprana, haber sido víctima de frecuente abuso psicológico, sexual o físico, padres perfeccionistas y demandantes.

La ansiedad y la depresión suelen ir juntas. Sin embargo, son muy distintas y son REALES. Estos sentimientos pueden ser dolorosos y discapacitadores. Las personas que luchan contra la ansiedad y la depresión merecen recibir tratamiento

La ansiedad es la consecuencia de la percepción de peligro. No se puede sentir angustiado si no se dice a sí mismo que va a pasar algo terrible. Cuando se está deprimido, se tiene la sensación de que la tragedia ha sucedido ya. Se siente triste, desmoralizado y decaído. Se pierde el interés por la vida y por las demás personas. Piensa que las cosas no cambiarán nunca y que será desgraciado para siempre.

Si está deprimido, es casi seguro que se sentirá angustiado. Y si está luchando contra la ansiedad, es posible que también se sienta deprimido. Puede ser que usted trate de ocultar sus síntomas de inseguridad o de pánico, creyendo que las demás personas lo despreciarán o lo tomarán por una persona rara si supieran como se siente en realidad por dentro. La ansiedad puede asustar mucho, pero no es peligrosa, y es de buen pronóstico en cuanto a posibilidades de recuperación. La psicoterapia puede ayudar mucho si usted se siente atascado o abrumado, o si su ansiedad es extrema.

A continuación encontrará los síntomas físicos de la ansiedad, cómo identificarla en otros y cómo combatirla.

No hay comentarios: