25 de julio de 2011

Síntomas Físicos de la Ansiedad


Abajo enuncio los síntomas físico de la ansiedad, pero usted puede percibir estos síntomas en los demás también: la persona hiperventila, habla rápido, se impacienta con facilidad, reacciona con hostilidad ante una negativa o cuando se frustra (se nota en su tono de voz, pudiendo llegar a ser grosero), tolera mal el estrés, es demandante.

Los síntomas físicos de la ansiedad son comunes, y ciertos tipos de ansiedad tienden a estar asociados a esos síntomas. Para poder afirmar que usted padece un Trastorno de Ansiedad es necesario la manifestación abrupta de cuatro o más de los siguientes síntomas, alcanzando su máxima intensidad en los primeros 10 minutos:
• Palpitaciones, sacudidas del corazón o ritmo cardiaco acelerado
• Sudoración
• Temblores o sacudidas
• Sensación de ahogo o falta de aliento
• Sensación de atragantarse odificultad para tragar.
• Malestar, presión o incomodidad en el pecho
• Náusea o molestias abdominales
• Sensación de mareo, inestabilidad, vértigos o desvanecimiento
• Sensación de irrealidad o despersonalización (estar separado de uno mismo)
• Miedo a perder el control o a volverse loco
• Miedo a morir
• Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)
• Escalofríos o sofocaciones

En la actualidad existen diferentes tipos de tratamiento y muchos pacientes que han sido tratados por los ataques de pánico, se han recuperado tras sólo unas cuantas sesiones de psicoterapia, dependiendo de lo grave o crónico de su condición. La ansiedad y la preocupación son muy comunes, por lo que acabamos etiquetando innecesariamente a las personas. Si su médico le dice que padece un trastorno de ansiedad o varios, usted puede sentirse anormal o avergonzado por lo que el diagnóstico puede agudizar estos sentimientos. Usted puede llegar a la conclusión de que padece una «enfermedad del cerebro» o una enfermedad mental. Lo más probable es que no sea así. Usted se puede sentir víctima de fuerzas que están fuera de su control y llegar a la conclusión de que tiene que someterse a un tratamiento con medicamentos para mejorar. En la mayoría de los casos, esto tampoco es cierto.

Existen actualmente nuevos tratamientos, eficaces y libres de medicamentos alópatas, y el pronóstico de recuperación plena es excepcionalmente bueno. Muchos pacientes que han sido tratados, aun por ataques de pánico, se han recuperado tras sólo unas cuantas sesiones de psicoterapia dependiendo de lo grave o crónico de su condición.

No hay comentarios: