23 de octubre de 2013

EL MIEDO

Por Bertha Vasconcelos


Nada limita más el potencial de las personas que el miedo. Cuántas personas talentosas que conocemos no alcanzan altas cimas, no consiguen sus sueños simplemente por miedo. No porque les falte inteligencia, talentos, preparación o experiencia, sino por vil y llano miedo. Es como si algo dentro de ellas mismas les impidiera ser más creativas, ya sea para alcanzar sus metas, para promoverse o para difundir sus productos/servicios. En ocasiones, podríamos afirmar que una inútil humildad o una absurda timidez las detiene y no se lanzan hacia sus sueños, quedándose limitadas.

El temor es una emoción natural como todas las demás. Es racional porque cumple con un objetivo, el de alertarnos de un posible peligro. Y también sigue un continuo. Se convierte en miedo, después en ansiedad, angustia, y por último, en pánico y fobia. El miedo puede llegar a paralizarnos y entonces será más difícil salir del atolladero. Pero, ¿sabemos manejarlo?

Para manejar el miedo, entes que nada es preciso identificar si lo que nos detiene para lograr nuestros sueños es miedo o es otra emoción, como culpa, vergüenza o ira. Después, habrá que investigar más, ¿a qué o quién le tenemos miedo? Aceptémoslo: “Tengo miedo …” Después analiza si tus miedos son infundados, subjetivos o realistas. ¿Qué probabilidades existen que suceda eso “horrible que podría pasar”? ¿Estás adivinando el futuro, leyendo la mente de alguien? ¿Estás catastrofizando? Piénsalo bien. Podemos inferir que algo podría suceder, pero hasta no enfrentarlo no podemos asegurarlo. Tampoco podemos adivinar lo que una persona piensa, siente o responderá con certeza.

¿Cuántas invitaciones o propuestas has rechazado por miedo y se lo achacaste a que “no era tu tiempo”? O, usaste tal vez la típica excusa “no era para mí.” No nos engañemos, la verdad es que las oportunidades no se repiten, pero si las aprovechamos se multiplican.

Sabías que si temes algo, lo atraes como imán. ¿Te ha sucedido que no quieres encontrarte a alguien y justamente te lo encuentras? Tampoco permitas que tu mente se contamine con las malas noticias (que sí otra recesión, que si se cayó la bolsa, que si otra crisis económica en EUA, que si la violencia, las manifestaciones, el terremoto que se espera desde hace años y no llega, etc.) porque te conectas a los miedos colectivos. ¡Imagina el poder que cobra el miedo producido por las masas y motivado por solo algunas mentes!   

Enfrenta tus miedos. ¿A qué temes? ¿Qué es lo que estás pensando que te genera miedo? Para ayudarte a manejar tus miedos, piensa en lo peor que puede suceder y escríbelo. Piensa: ¿a qué tienes miedo? ¿Miedo de hacer algo diferente, a perder el amor o respeto de una persona, a equivocarte, a ser feliz, a fracasar, al éxito, a perder el trabajo, a no tener dinero, a que se te acabe el dinero que tienes, a perder la aprobación de alguien, a sufrir, a que te traicionen nuevamente, a que te tachen de egoísta o “loca,” a ser imperfecto, a quedarte sola, a envejecer, a ser quien tu eres verdaderamente y que puedan hablar de ti? Hay tantos tipos de miedos como personas en el mundo.    

El miedo también nos hace soberbios. Impide que seamos lo suficientemente humildes para atrevernos a buscar ayuda. Reconoce tus miedos y enfréntalos, eres humano y el miedo ahí estará.

Te dejo con una frase de Emerson: “Sólo hay una forma de aprender las lecciones de la vida, todos los días superar el temor.”

1 comentario:

Anónimo dijo...

Maravilloso artículo y muy acertado! El miedo es un gran obstáculo para lograr nuestros objetivos y metas! Se encuentra muy arraigado en muchas personas de tal forma que les impide AVANZAR HACIA SUS LOGROS. Para enfrentarlo, dices bien hay qwue reconocer como primer paso el reconocerlo y como mencionas en tu libro Manejo de emociones en la mujer. Gracias por enriquecer mi vida! Mtra. Psic Ma. Martha Avalos