21 de mayo de 2014

LA RELACIÓN DE PAREJA DURADERA Segunda Parte

Por Bertha Vasconcelos
  
En la primera parte de este artículo mencionamos la importancia de la elección de pareja, y me gustaría enfatizar este tema. Es común que nos enamoremos de personas porque nos gustaron físicamente o porque nos sedujeron y “cedimos a sus encantos,” pero no pusimos demasiada atención en sus valores, metas, antecedentes, salud mental, familia, etc. Pero, ¿cuántas personas se embarcan en relaciones con personas que no eran apropiadas para ellas?

Recordemos la Teoría Triangular de Amor del Dr. Robert Sternberg quien propuso que la Pasión, Intimidad y Compromiso son los tres componentes esenciales dentro una relación de pareja para que sea satisfactoria y duradera. Pasión se refiere a la atracción sexual y al deseo de unirse a la otra persona con la cual inicia toda relación de pareja. Es lo que provoca que nos acerquemos a la otra persona o permitimos que se acerque. El Compromiso es la decisión de estar con la otra persona y que resolverán juntos las situaciones problemáticas. Y la Intimidad tiene que ver con aquellos sentimientos que promueven el vínculo y la conexión entre dos personas; ésta es fundamental para sentirse feliz con la persona amada, así como sentir respeto, confianza y entendimiento mutuo. Cabe recordar que la Intimidad es muy valorada por las personas porque está íntimamente asociada a la satisfacción que sientan ambos dentro de su relación. 

LA INTIMIDAD

Según la Dra. Patricia Love, la falta de Intimidad es un problema bastante común en las relaciones amorosas. Se reconoce cuando se tiende a buscar el apoyo y amistad que se necesitan afuera de la relación, por ejemplo, en los hijos, sitios de internet, redes sociales, inclusive en otra persona, que podría terminar en infidelidad. Para desarrollar la Intimidad en una relación es preciso enfrentar el malestar sentido con la pareja misma, es decir, necesitamos aceptar que hay algo que está ahí nos molesta y poder hablar de ello con ésta, y si no puede hacerlo, busque la ayuda de un psicoterapeuta que le ayude de manera profesional. Los seres humanos de manera natural tratamos de evitar conflictos, por ello posponemos hablar, nos quedamos callados o explotamos, sin saber que estamos evadiendo. Evitar también lleva a buscar estímulos externos a la relación, los cuales al inicio podría hacer que nos sintamos sentir mejor, pero con el tiempo el problema no enfrentado y no resuelto se convierte en un alud que regresará. Para nuestra desgracia nadie nos enseñó a enfrentar y resolver en pareja las situaciones problemáticas. Si aprendimos a hacerlo seguro nuestros padres lo hacían (cuyos casos son raros), o bien, aprendimos en terapia o en algún curso. Durante siglos, las parejas no hablaban de muchos temas, algunos eran considerados tabú, tales como el sexo, y mucho antes, las mujeres callaban ante las infidelidades de sus esposos. 

La falta de Intimidad en una pareja es más frecuente cuando uno o ambos de sus miembros tuvieron un padre o madre excesivamente involucrados en los asuntos de su hija/o. La Dra. Love explica que esto sucede porque el padre o la madre la/o eligieron para ser la fuente principal de apoyo emocional al no encontrarlo en su pareja. Es muy común que durante nuestra crianza los límites no se definieron entre padre, madre e hijos, es decir, y no aprendimos a reconocer donde terminamos y donde comienza la otra persona. Por ejemplo, si la madre se sentía deprimida, la hija se sentía poco valorada. Cuando el padre estaba enojado, tal vez el hijo o hija se sentía culpable. Así nos conectamos a la mente de nuestra madre o padre. El problema radica en que al ser adulto proyectamos esta fusión mental con nuestra pareja.

Cuando gozamos de un buen nivel de Intimidad con nuestra pareja, se desarrolla mayor compromiso, confianza y entendimiento. Intimidad es comunicarse, hablar y escuchar. La Intimidad es más profunda entre dos personas en la medida en que la conversación es más personal, sincera y directa. Por ejemplo, los mejores amigos son aquellos con quienes compartimos temas muy personales – íntimos – y con quienes sentimos la confianza para hablar de manera abierta y sincera sobre nuestros sentimientos. La buena noticia es que sí podemos desarrollar mayor Intimidad y con ello dar lugar a relaciones de pareja más sinceras y auténticas en esta nueva era.

 ¿NOS ESTAMOS COMUNICANDO?



Si la Intimidad es comunicarse a un nivel profundo, debíamos revisar nuestra forma de comunicarnos.  Las personas no son adivinas; es preciso aclarar lo que escuchamos, pedir lo que necesitamos, así como expresar de manera apropiada nuestros deseos, necesidades y lo que nos disgusta. 

Existen dos técnicas muy valiosas y útiles que M. J. Smith, autor del libro Cuando digo no me siento culpable, recomienda para tener una comunicación eficaz: 1) Libre información o gratuita, y 2) Auto-revelación.

Libre información o gratuita. Es la información gratuita o proporcionada libremente que las demás personas nos ofrecen sin haber sido solicitada. Tiene dos grandes ventajas cuando le prestamos atención: Facilita la conversación y favorece que los demás hablen de sí mismos al manifestar nuestro interés por cosas que les son importantes.

Auto-revelación. Revelamos información acerca de lo que pensamos, sentimos y nuestra reacción a la información gratuita que el otro nos proporciona. Es el mecanismo central de la comunicación y requiere un desarrollo paralelo en la relación de la pareja.

Así es como la comunicación fluye realmente en dos sentidos. Ambas técnicas deben usarse en una sola conversación para que no se tomen a mal, pues sin la Auto-revelación, alguien podría sentirse invadido o sin el estímulo necesario para continuar ofreciendo información de sí mismo. Veamos algunos ejemplos. Note la diferencia entre las siguientes respuestas a una misma pregunta y cómo se puede desarrollar una mayor intimidad al mejorar la comunicación:

Pregunta: “¿Cómo te fue hoy?”

Respuesta 1 
-        “Bien, gracias. “

Respuesta 2
-        “Bien… aunque sucedió algo que me molestó mucho.”
-        “¿Te gustaría hablar de eso? Me encantaría que me contaras.”
-        “Mi jefe me pidió a última hora algo diferente a lo que ya me había pedido. Tuve que volver a hacer todo y con la presión de la fecha de entrega.”
-        “Yo también me habría molestado. Tampoco me agrada re-trabajar. “
-        “Se me hace una pérdida de tiempo.”
-        “Exacto, ¿cómo te sientes ahora?”
-         “Ya me siento mejor, creo que me hacía falta desahogarme, gracias por escucharme.”
-        “Me gusta escuchar qué te sucede.”

Lo que perjudica la comunicación 
  • Dejarse de hablar. Es castigar a la pareja; es evadir por lo que no resuelve, pero sí agrava.
  • Responder por impulso. Podríamos decir cosas que no sentimos y después arrepentirnos, pero ya herimos al otro.
  • Engancharse cuando el otro está enojado y terminar en un pleito.
  • Idealizar a la pareja, porque después la vas a satanizar. Al idealizarla esperas cosas de ésta que no podrá darte o no sucederán porque es un ser humano, como tú. Ver a la personas con sus imperfecciones es ser más objetivo y adulto.
  • Desgastar la relación: pelarse, insultar, gritarse, discutir sin propósito de conciliación.
  • Sacar situaciones del pasado que ya perdonaste.
  • Recordar problemas del pasado. El típico: “Hace 5 años….”
  • Pelearte con tu pareja por chat o mensajes de texto.
  • Pelearse en el auto, en la calle y/o en público.
  • Dar consejo o una solución en lugar de escuchar.
  • Sobregeneralizar y hacer acusaciones: “Tu nunca…” “ Tu siempre… “. 

CÓMO DESARROLLAR MAYOR INTIMIDAD

Durante las investigaciones de la Dra. Love observó que, por lo general, no compartimos con nuestra pareja los pensamientos más privados o los filtramos, sobre todo si nuestros padres fueron intrusivos, desapegados, desinteresados y/o críticos, por lo que nos acostumbramos a guardar nuestras emociones y pensamientos. Sin embargo el costo de esto es que bloquearemos la posibilidad de desarrollar mayor intimidad con las demás personas, en especial con la pareja. Si no compartimos con ésta lo que nos incomoda de sus acciones, las personas se van alejando con el tiempo hasta llegar a ser extraños. Se acumula resentimiento y el amor se “entierra.” La Dra. Love afirma que si elegimos mantener a nuestra pareja alejada de nuestros verdaderos sentimientos, construiremos una realidad privada donde no está incluida.  

Para desarrollar mayor intimidad en tu relación, habla abiertamente de tus sentimientos y pensamientos, es sentirse libre de ser tú misma/o, sin caretas ni máscaras. Sin embargo, es preciso que aprendas a decir las cosas de manera diferente si cuando hablan discuten sin llegar a acuerdos. Favorece una conexión más cercana, es necesario ser más expresiva/o y no dar por hecho nada, necesitas aprender a decir en voz alta lo que piensas y sientes, pero de ninguna manera que suene a queja o acusación hacia tu pareja.

Algunas ideas para mejorar la intimidad serían las siguientes:

1.      Habla en un tono de voz calmado; sin ser crítica/o, acusatoria/o ni cortante, y tendrás una mejor receptividad de tu pareja para escucharte.

2.      Exterioriza lo que te agrada o desagrada. Ejemplos: 
  • Me gusta que me llames durante el día.
  • Me agrada que me llames cuando llegas a casa.
  • No me agrada que le cuentes a tus amigos información de mí.
  • No me gusta que le platiques a tu familia sobre nuestra vida privada.
  • Cuando me abrazas de esa manera me siento muy feliz.
  • Cada vez que tomas mi mano y la pones en tu corazón, me siento muy amada.
  • Sé que últimamente me he exaltado, es difícil explicar que me pasa.  
 3.      Si se te dificulta expresarte o decir lo que piensas, se sincera/o y di algo como:
  • No sé cómo decirlo.
  • No sé qué quiero.
  • No tengo idea de que quiero hacer.
  • Me siento triste y no sé por qué.
  • Me siento mal.
  • Lo que me dijiste me hirió pero no sé por qué.
4.      Hablen de sexo cuando este tema sea importante para alguno de los dos para encontrar  un acuerdo para lograr la satisfacción de ambos. Usualmente no hablamos de sexo con la pareja, de lo que nos gusta y que no nos gusta. Si no existe una vida sexual satisfactoria en la pareja, es aún más importante hablar de ello. En la parte 1 de este artículo hablamos de la Pasión, que es importante avivarla porque con el tiempo tiende disminuir la necesidad de tener relaciones sexuales, sobre todo si le ocurre a uno solo.

5.      Pasar más tiempo juntos y solos. Las personas que siempre necesitan a otras personas al estar con su pareja están evitando la Intimidad con ésta.

6.      Ejercicio para desarrollar intimidad.

Instrucciones: Encuentren el tiempo para estar solos y tomen turnos para responder a estas preguntas:         
  • El recuerdo más feliz de mi infancia
  • Mis travesuras de niño/a
  • A qué me gustaba jugar
  • La etapa más difícil de mi infancia
  • Lo más difícil de mi adolescencia
  • Me gustaría viajar a
  • Lo que más temo es
  • Lo que más me preocupa de nuestra relación
  • Lo que más me gusta de nuestra relación  
Formulen juntos sus propios temas y empiecen con los menos profundos hasta seguir con los más profundos, lo cual propiciará mayor intimidad. Muestren respeto mutuo y cuidado con tocar temas demasiado privados.

7.      Dale toda tu atención a tu pareja cuando desea hablar contigo. Deja de hacer lo que estás haciendo y demuestra que te interesa escucharla. Mirarse a los ojos favorece una concentración profunda en el ahora. Con la tecnología actual, las redes sociales e internet, se te recuerda que los encuentros personales dejan una huella más profunda y satisfactoria en las personas.

8.      Acepta la responsabilidad de lo que dices.  Piensa antes de hablar y modifica tu vocabulario de ser necesario. Cuida de no ser sarcástico, hiriente o hacer comentarios devaluatorios.  

Estamos al inicio de un siglo repleto de nuevas ideologías y un importante movimiento hacia la equidad entre géneros que favorecen la construcción de relaciones de pareja distintas a las que tuvieron nuestros padres y antepasados. Estamos más preparados para asumir la responsabilidad de nuestros actos, de formar relaciones más honestas y genuinas al fomentar una comunicación más íntima y directa con nuestra pareja. Las viejas costumbres que permitían la amante, la “casa chica,” las infidelidades continuas, el quedarse callado, el soportar a la pareja por ser la proveedora y otras más, están  agonizando. Es el tiempo de construir como humanidad el amor que edifica, ennoblece y sana, y tiempo para erradicar el amor que hiere y duele. De los errores de las anteriores generaciones y de los propios, podemos aprender para formar relaciones de pareja duraderas, pero más sanas y satisfactorias.
  


Contacto berthavasconcelos@gmail.com
Derechos Reservados © Bertha Vasconcelos 

No hay comentarios: