18 de junio de 2015

¿COMO SABER SI PADECES DEPRESION?

Bertha Vasconcelos
www.psicologiaycoaching.com


Ahora más que nunca es imperante escribir sobre depresión. Estamos ante una epidemia que se predijo para el 2020. La buena noticia es que es tratable y existen tratamientos eficaces. 

La Organización Mundial de la Salud dice:

La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial de morbilidad. La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo. Es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio, que es la causa de aproximadamente 1 millón de muertes anuales. Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en algunos países) no reciben esos tratamientos. Las personas con depresión no siempre se diagnostican correctamente, ni siquiera en algunos países de ingresos elevados, mientras que otras que en realidad no la padecen son diagnosticadas erróneamente y tratadas con antidepresivos. La carga mundial de depresión y de otros trastornos mentales está en aumento. 

Es importante aclarar que la depresión puede cursar con un duelo o ansiedad simultáneamente. El duelo sobreviene inevitablemente a las pérdidas que sufrimos a lo largo de nuestra vida. 



Síntomas

Para empezar, la persona que la padece podría estar en negación, quiere decir que no se percata de que padece depresión, sin embargo, sus familiares - especialmente las personas con quienes viven - pueden ser las primeras en detectar que algo está mal.

En los niños y adolescentes, desgraciadamente puede pasar desapercibida por sus padres. Y en caso de que intenten o lleguen a suicidarse, puede dejar muy sorprendidos a los que lo rodeaban porque no se percataron a tiempo, Es muy importante que los padres estén muy al pendiente de sus cambios en hábitos alimenticios, de sueño, de actividades, y sobre todo, en el estado de ánimo. Los niños y adolescentes, más que estar tristes, se muestran  irritables, angustiados y/o enojados. Ellos también padecen duelos y hoy en día es preciso tomar muy en serio este proceso durante esas edades. En los últimos años la depresión en niñas y adolescentes femeninas de 12 a 19 años se ha incrementado.

Sin utilizar definiciones complejas, enlistaré a continuación los síntomas de esta enfermedad con palabras y términos coloquiales.

Es importante recordarle que en todo caso, que usted sentirá cambios en su estado de ánimo, personalidad y hábitos. Esto es lo que habrá que tomar en consideración y estar alerta si usted siente que ya no es el mismo o no entiende que le sucede.

  • La persona por lo común se encuentra irritable, con baja tolerancia a la frustración, es decir, muestra intolerancia y se frustra con mayor rapidez e intensidad que antes de padecer la depresión. Explota con facilidad, se enoja con mayor frecuencia y puede albergar resentimientos.
  • Podría llorar mucho. Sentirse triste, desolada y/o decaída.
  • Se le dificulta establecer prioridades, elegir la alternativa más adecuada a un problema, por lo que se entorpece su capacidad para resolver los problemas. Por lo mismo, le es difícil tomar decisiones.De hecho, se recomienda que durante una depresión no tome decisiones trascendentales e importantes, como iniciar o terminar una relación amorosa, casarse, embarazarse o divorciarse, cambiarse de residencia, endeudarse, etc.  
  • Los desafíos de la vida lo estresan más de lo usual. Los problemas se ven enormes, y se puede llegar a sentir impotente para resolverlos. Podría sentirse agobiada en extremo.  
  • Puede tener visión de túnel o no puede ver la luz al final del túnel. Ve las situaciones en términos de blanco o negro sin poder ver los tonos grises. Se postura podría ser extremista, obstinado o rígida. Su flexibilidad disminuye.
  • Su energía decrece, pueden dormir más o menos horas de las usuales. Se obliga a levantarse por las mañanas. No tiene ganas de hacer lo que antes disfrutaba. Muestra desánimo o falta de interés por lo que antes le animaba.
  • Podría aislarse, dejar de frecuentar amistades o salir. Comienza a pasar más tiempo en casa o en su habitación. Se hace un círculo vicioso, porque dejar de salir agrava la depresión ya que el contacto y conversar con otras personas es una actividad importante para el ser humano.  Al aislarse cada vez más, se ensimisma y está menos dispuesta a compartir sus verdaderos sentimientos con los demás lo que impide relaciones sanas y placenteras, pero sobre todo, recibir la ayuda familiar y profesional que requiere.   
  • Puede fumar o comer más de lo normal. Otras personas pierdan el apetito.
  • La persona puede sentir que se hunde cada vez más profundo en un pozo del cual es difícil salir. Siente desánimo o falta de interés por lo que antes le animaba.
  • Podría enfermarse continuamente porque su sistema inmunológico puede verse comprometido. Pueden sufrir de colitis, gastritis, dolores de cabeza o espalda, insomnio, infecciones, alergias, osteocondritis (un extraño padecimiento que semeja un infarto), entre otros. Se preocupa demasiado por su salud, se alarma fácilmente por los síntomas que siente.  
  • Podría catastrofizar o dramatizar los sucesos en su vida. Se siente sola a pesar de tener familia y amigos.
  • Se presenta el pensamiento llamado rumiar. Piensa y piensa en lo mismo, le es difícil dejar de hacerlo. 
  • La memoria y concentración están afectadas. Olvida fácilmente las cosas, se distrae con facilidad, se le dificulta concentrarse.  
  • Podría presentar falta de adherencia al tratamiento, es decir, no acudir a sus citas con el psicólogo con constancia u olvidar tomar el medicamento, en caso de habérsele prescrito.  
  • En depresiones graves, la persona piensa que si estuviese muerta sería mejor para todos, o se imagina que si fallece sus problemas acabarán. Podría inclusive fantasear en diversas formas para suicidarse. Y en caso extremo, realiza acciones para suicidarse.

Si usted o un familiar cercano, se identifica con estos síntomas busque ayuda profesional de inmediato. El psicólogo calificado le ayudará con las estrategias para mejorar su estado de ánimo y recuperar su vida. El psiquiatra es quien le prescribirá medicamento de ser necesario. No espere más tiempo. La depresión es una enfermedad que no se va por sí sola y debe ser tratada adecuadamente. Mientras más rápido se detecte, más rápida será la recuperación.



Tratamientos

Al respecto de los tratamientos actuales, la OMS establece lo siguiente:

Las opciones terapéuticas recomendadas para la depresión moderada a grave consisten en un apoyo psicosocial básico combinado con fármacos antidepresivos o psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual, la psicoterapia interpersonal o las técnicas para la resolución de problemas.

Los tratamientos psicosociales son eficaces y deberían ser los de primera elección en la depresión leve. Los tratamientos farmacológicos y psicológicos son eficaces en los casos de depresión moderada y grave.

Los antidepresivos pueden ser eficaces en la depresión moderada a grave, pero no son el tratamiento de elección en los casos leves, y no se deben utilizar para tratar la depresión en niños ni como tratamiento de primera línea en adolescentes, en los que hay que utilizarlos con cautela.


Si usted cree padecer depresión, por favor atiéndase cuanto antes.


No hay comentarios: