17 de mayo de 2016

LA MUERTE NO EXISTE Y EL AMOR PERMANECE

Por Bertha Vasconcelos
www.psicologiaycoaching.com


Cuando las personas que amamos se van, nunca realmente lo hacen.
Creo que jamás nos conformamos con su partida.



Casi todas las personas hemos perdido a algún ser querido, y si aún no lo has perdido, algún día irremediablemente sobrevendrá ese momento.

Mi concepto de la muerte ha cambiado de significado a lo largo de los años. La primera vez que supe de ésta fue cuando yo tenía apenas 8 años. Falleció mi compañerita de banca en la escuela. Entonces yo no entendía en lo absoluto lo que era morirse. Sabía que nunca más la vería y solía imaginarme su lápida con una gran foto de ella al frente. A los 13 años murió mi bisabuela, y también la muerte me era extraña, ajena, lejana. Pasaron los años y sobrevinieron las muertes de mis abuelos. Al verla de frente, empecé a pensar en ésta. En 1985 las muertes repentinas de mi hermana y mi amado en la plenitud de su juventud, resquebrajaron mi ser por completo. Fue entonces que la muerte empezó a cobrar un nuevo significado para mí. Para comprender, o más bien, para sobrellevar el intenso dolor emocional, inicié un profundo viaje interno e investigué hasta el cansancio sobre la muerte.

Sin embargo, cuando mi abuela de 90 años falleció en el año 2000, yo aún no estaba lista para perderla. El vivir lejos de ella rompió mi corazón. Más recientemente mis tíos y tías, y mi “suegra” favorita; personas clave e importantes en mi vida se han ido, poco a poco, paso a paso.

Ahora, ya sé qué es, cómo es, qué sigue. Reconozco el dolor en el pecho, la desagradable sensación de vacío en la boca del estómago, las ganas de vomitar. El choque inicial, el sentirse desolado, el no hallarse, el llanto sin cesar, luego toda clase de emociones, los hubiera, las preguntas, las respuestas que uno mismo se da, el propósito de acomodar todas las piezas del rompecabezas. Luego la aceptación y la paz. Al final solo queda el amor. Y por supuesto el extrañar su presencia, su voz, sus llamadas, las largas conversaciones, sus palabras, sus abrazos o sus besos. La tarea de aprender a vivir sin ellos.

Después de tantas partidas, he llegado a mis propias conclusiones que no están muy lejos de las conclusiones de los más importantes tanatólogos: La relación con los que parten continúa, no se acaba. En lo personal, hoy por hoy, el significado que le doy a la muerte me puede consolar y reafirma mis creencias espirituales. Finalmente es un concepto muy personal que me brinda paz en los tristes momentos de la separación física. Es labor de cada persona llegar a términos con el significado de la muerte, la propia y la de sus seres queridos.

LA MUERTE NO EXISTE

Los seres queridos que parten permanecen sin duda en el corazón, en nuestra piel, en nuestra mente, como alguien que ocupó y ocupa un lugar importante en nuestras vidas con sus palabras, sentimientos, ideas, detalles, acciones, sabiduría, su sola presencia que hacía el momento más placentero. Perdonamos sus suposiciones, sus consejos inapropiados, las palabras que pudieron haber dicho que nos ofendieron, o uno que otro rechazo. Y aunque ello venga a nuestra memoria, podemos sonreír al recordarlo, simplemente como esas tonterías infantiles que los seres humanos gustamos de hacer y decir, sin realmente pensar. En fin, el perdón viene. La sonrisa se esboza en los labios y el corazón se ilumina.  

EL AMOR PERMANECE

Hay personas que nunca se van totalmente de nuestras vidas; siempre están. Por lo que tenemos la constante sensación de su presencia que extrañamos inmensamente. Por eso les hablamos, miramos sus retratos, les pedimos consejo, ayuda o guía. No, nunca se van completamente. Únicamente nos adaptamos a su ausencia física, al impedimento de verles y escucharles.

Esas personas dejaron impreso en nuestro ser, su amor hacia nosotros y nuestro amor hacia ellos, lo que permanece por la eternidad. La muerte no acaba ni puede acabar con el sentimiento, el recuerdo agradable ni las experiencias compartidas. Todo ellos fueron y serán parte de nuestras vidas aunque hayan partido a un mejor lugar. El amor nunca muere. El amor nunca se va. Es lo único que permanece en nuestras vidas.

Y solamente nos queda agradecer a la vida por el maravilloso regalo de haberles conocido y que hayan compartido su vida con la nuestra. Porque sus palabras, su sabiduría, en sí, su sola existencia ayudaron a perfilar quienes somos.

Finalmente su partida es un regalo para ellos. Para los que nos quedamos, es la oportunidad de poner en perspectiva y balance la relación. Es entonces que sentimos el poco o mucho amor que sentimos por ellos. El recuerdo amoroso nos sigue de lado, en nuestra mente, nuestro pensamiento y corazón prevalece. Los que aprendemos de nuestras experiencias, también podemos poner en perspectiva nuestra propia vida, para formar nuevas creencias. Al dar nuevos significados a lo que ocurrió, nos reinventa.

Cuando se cierra un círculo, siempre se abren nuevos círculos. No temas; ábrete a ellos porque la vida está llena de oportunidades y experiencias asombrosas, como conocer nuevas personas, experimentar o conocer algo nuevo, iniciar una relación con alguien que no veías, indagar, investigar, saciar tu sed de información y conocimiento. O pedir ayuda porque el dolor emocional es intolerable. Profundizar en el proceso de la muerte y el duelo ayuda inmensamente.

Finalmente todo es un continuo, de algo mucho más grande. Tan grande que únicamente vemos una pequeñísima parte de la vida.  

Imágenes: Remedios Varo





No hay comentarios: